Cuando vemos como acaba esta muchacha después de la zoofilia, nos quedamos un poco sorprendidos, porque meterse tal palote por el ojete es una cosa un tanto exagerada, además que el equino cuando nota que tiene su chorra enterrada en el agujero se anima y empuja mas fuerte, por lo que la chica se la había penetrado un poco pero el caballo la termina de hundir en su trasero hasta que el semental le hace un anal a la chavala que le deja el orto destrozadito.


Ella intenta moverse lentamente para que no le duela mucho, se puede comprobar por las muecas que hace con la boca y los ojos que le está doliendo una cosa mala, pero aguanta como una jabata, la buenorra sabía que se arriesgaría a ese dolor tan infame cuando el caballo se la folla por el culo y le revienta el culazo, y es que es lo que tiene practicar el sexo anal con un caballo de ese calibre.