Una mujer acaba teniendo sexo animal con su mascota, era su fiel perro de compañía con el que vivía, y un día que la mujer joven sintió unas ganas incontrolables de follar, terminó haciendo zoofilia inesperada con el perro melenudo que estuvo encantado de clavarle todo el pijo por entre las piernas hasta chocar con la pared vaginal.


Ella no podía creer algo tan bueno, no podía ser que ese perro le estuviera dando la follada de su vida, de haberlo sabido antes se hubiera enrollado mucho antes con ese animal, pero al fin estaba gozando de una espléndida cogida de su perro que la estaba haciendo plenamente feliz con el sexo animal vaginal de tanta calidad que estaba recibiendo.