Tengo una mascota que es un travieso, en cuanto me ve desnuda tomando el sol va a por mi para follarme por detrás, nunca fui una apasionada de la zoofilia, ni siquiera me lo plantee, pero con este perro tan pasional no tengo mas remedio que tragar y dejarme coger por mi mascota.
 

 

Aunque algunos piensen que soy una exagerada es tal cual lo cuento, porque mi perro no atiende a razones, ni obedece órdenes de nadie cuando se trata de sexo, hasta mi marido lo ha intentado enseñar, pero en cuanto me ve bocabajo en el jardín, aprovecha rápidamente para que no me de tiempo a escaparme y sin darme apenas cuenta ya tengo la polla de mi perro insertada en mi coño y abotonadita.