La argentina sabrosa supo lo que era tomar un buen anal por el culo, nunca antes le habían invadido el orto, pero esta vez se lo abrieron y además con dolor, aunque la argenta estaba tan cachonda que le resulto rico el sexo por el ano, aunque le costó bastante que la polla avanzara hasta el interior de todo su recto, al principio, cuando le estaba desflorando la cola se quejaba sollozando, pero le ayudó lo caliente que estaba y pronto las quejas se volvieron gemidos, jadeos y suplicas de no parar y meterle por el culo mas fuerte. Que ricura de sexo anal con esta culona tan excitada y recien desvirgada.