Una nena brasileira se siente atraída por un perro que le ensarta el coño, la chica está fiesteando con varias de su pandilla en casa de una amiga donde beben y se lo pasan bien, pero las chicas comienzan a ponerse traviesas y a hacer juegos eróticos con el perro de la casa, sobre todo la morenita que se lanza del todo al sexo animal.


No es que tuvieran planeado lo de la zoofilia, fue algo que surgió, comenzaron a hablar de sexo y de los videos porno que habían visto en internet y una cosa llevó a la otra, hasta que por fin, la mas morena del grupo se tiró al piso con el perrito y comenzó por hacerle una mamadita rica al animal para luego acabar con su concha atravesada.