La morena que aparece en esta grabación casera, tiene unas ganas enormes de agrandarse el coño con un tremendo juguete sexual, hace poco intentó follar con un negro de polla bien gruesa y no le entraba de ninguna manera, y ella aspira a poder penetrarse vergas gigantes, por eso tiene que entrenar su chocho de una forma brutal.


Ella hoy ha ido a un sexshop y se ha comprado el consolador mas grande y gordo que había en la tienda, y ha sido todo un acierto, porque aparte de que lo ha gozado horrores, también ha servido para dilatarle el papo a su máxima extensión, tanto que ahora mismo le cabría tres pollones negros a la vez, que era exactamente lo que ella quería.