Esta es una preciosa nena japonesa que está iniciándose al porno amateur, el productor que le hace la prueba de fuego se pone las botas con la muchacha, la exhibe ante la cámara para presumir del botín que se va a llevar en breve, y para que la chiquilla se vaya relajando también claro está, ella se ve un poco avergonzada y tímida, pero el tipo se encarga de que se vaya soltando la melena.



Le toca los pezones para calentarla rapidito y le masturba el coño sin afeitar, luego se saca el nabo para que la joven japonesa se lo coma y lo cierto es que la chica se las ingenia bastante bien para no ser una profesional, incluso demasiado bien se podría decir para ser su primera escena de sexo casero en este casting porno, tanto se relaja la asiática adolescente, que incluso cuando el hombre la enraba lo goza mucho y llega a terminarse con la follada tan intensa que le da el director.