Una gorda chichona y culona es enrabada por un perro bóxer, a la vieja gordita le fascina tener ese pene perruno enroscado en su panocha, y aunque muchos piensan que es un animal peligroso, ella no teme ser follada por él, hace muchos años que la bbw no ve una cosa igual, desde que vio esa pija animal a la mujer se le ha hecho agua la boca y no piensa quedarse sin catar esa maravilla, como demuestra muy bien en esta cinta de zoofilia.


Parece increíble que una mujer de su edad, que ronda los sensenta años, todavía esté fascinada por el sexo duro, toda su vida ha sido una guarra, pero aunque muchos pensaron que se le pasaría cuando llegara a cierta edad, la puta ha seguido con muchas ansias de hacer hardcore, y aquí la tenemos en una de esas muchas veces en que la gorda aparece en una secuencia xxx chingando con el perro.