Un caballo de esta índole no pasa inadvertido para ninguna mujer, con ese aparato tan espléndido todas las féminas suspiran por él, y es que es normal, con el gustito que les deja en sus chochas, todas pero todas están loquitas por probarlo, así que las escenas de zoofilia son las que abundan en este pueblo.


Se puede ver a mujeres de todo tipo follando con el caballo, lo mismo guapas que feas, gordas que flacas, todas tienen el chocho necesitado de palote gordo, y cuando el animal les infla la pucha ellas parece que mueren de placer así, como esta rubia que tiene la raja hasta hinchada de tanto darle al manubrio, y es que este equino es mucho semental y le es fácil contentar a tanta fémina salida.