Mama llegó a casa muy cansada y le pidió a su hijo si podía darle un masaje en la espalda pues le dolía un poco, ella se tumbó en la cama y su hijo comenzó a masajear su cuerpo, pero esta madre está muy buena y llevaba un vestido corto que mostraba sus lindas piernas, conforme el hijo subía sus manos por ellas acabó llegando a las nalgas y el vestido se subió, el chaval vio el culo de su madre, precioso y cubierto con unas bragas blancas, no se pudo resistir y empezó a dar el masaje en el culo y como vio que la madre no decía nada fue metiendo su mano por medio de ellas y acarició su coño disimuladamente para ver que pasaba, pero en ese momento la mama que también se estaba excitando mucho se giró y abrió las piernas para que el chico entienda que puede hacer con ella lo que quiera, así que el no se lo pensó y comenzó a besarla y meter su mano por dentro de las bragas de mamá tocando su coño y metiendo los dedos y acabaron como es lógico follando salvajemente, lo que tenía que ser un inocente masaje del hijo a mama acabó en un polvazo de incesto puro y duro.