Como me gusta cuando un caballo malote me destroza el ano, y es que mi culito está hecho para la zoofilia, no hay nada que me entre mejor por el orto que la pija de un equino semental, y lo puedo afirmar por pura experiencia practicando el sexo animal.


Cuando los animales grandotes con sus pingas empalmadas desenrollan sus mangueras para empujarlas dentro de un agujero de mujer, es lo mas estupendo que se pueda experimentar, desde que probé los pepinos gordos de los caballos ya no consiento que me entre otra cosa por mis aberturas que no sea una rica polla animal. Es lo mejor del universo.